lunes, 7 de marzo de 2016

Pudúes y zorritos amenazados por los perros

Mis queridos pudúes están siendo diezmados por los perros. Es una historia que ya empieza a ser vieja sin que se le haya conseguido poner remedio. Los perros están extinguiendo a dos bellísimas especies autóctonas del Sur de Chile, el zorrito de Darwin y el pudú, que carecen de los mecanismos de defensa adecuados y pueden terminar desapareciendo.

Se trata de perros que son abandonados en el campo por gente de la ciudad, también a veces de perros cuyos amos campesinos no les echan de comer y los dejan sueltos para que se busquen la vida. En el primer caso, los perros abandonados se asalvajan, convirtiéndose en perros cimarrones que pueden llegar a ser más voraces que los lobos.
Siendo estos perros cimarrones animales que fueron domésticos, somos los humanos los últimos responsables del ecocidio que está teniendo lugar, por tanto los obligados a ponerle remedio.

La solución no es fácil. La captura y hasta el sacrificio de los perros cimarrones es la medida más directa, relativamente fácil de implementar con un sistema de recompensas. Pero las leyes de Chile prohíben el sacrificio de perros. Yendo más al fondo del problema, habría que perseguir el abandono de perros mascota por sus dueños humanos, que tiene todas las características de un crimen.  Para ello, los perros de las ciudades deberían estar dotados obligatoriamente de chips, de modo que los perros cimarrones capturados en el campo pudieran conducir a las autoridades hasta los dueños que los abandonaron, que serían sancionados con severidad. Todo esto exige ideas claras y  resolución, además de tiempo.


¿Terminarán siendo pudúes y zorritos de Darwin dos casos más de extinción provocada por la indiferencia de los humanos hacia la naturaleza?

Zorrito de Darwin, perro y pudú, los tres protagonistas de esta triste historia. El collar del perro muestra su condición de animal doméstico, con derecho a tener un amo que lo cuide y lo quiera.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

En los últimos años un proyecto que buscaba permitir la caza de perros asilvestrados contó con la férrea oposición de "animalistas" que en febrero del 2015 lograron suspender la aplicación de una modificación a la ley de caza. Creo que es esa discusión gano un grupo desinformado a un gobierno poco decidido, el mascotismo se impuso frente al resguardo real de la biodiversidad de este terruño.

olo dijo...

Completamente de acuerdo con usted.

Paola dijo...

Es complicado decidirse entre la caza de perros (que comenta "anónimo") y la "libertad" de los mismos que conlleva la muerte de los zorritos... Son vidas. ¿Cual vida vale màs? La de un perro hambriento abandonado por su dueño o la de un zorrito... ¿Es la preservación de especies nativas o la vida?... No es fàcil decidirse sentimentalmente, al menos para mí...

olo dijo...

Temo que en un caso como éste la decisión no puede ser sentimental. Se trata de salvar a una especie (pudúes, zorritos) de la extinción, antes que de salvar a un individuo (perros abandonados) de la muerte. Otra cosa es poner los medios para dificultar que los humanos abandonen a sus perros, que también debe hacerse.